Entrevista a A.M. Caliani

lunes, 28 de abril de 2014

Tengo que reconocer que cuando Alberto, me dijo que sí, hacer la entrevista me quedé flipado, el primer hombre que me dijo que sí, aunque solo fuera una entrevista. Yo conocí a Alberto, cuando Cristina en la web la biblioteca imaginaria, me dijo que sí quería leerle, y yo dije que sí. Lo que pasa que entre unas cosas y otras el ebook se negó a leerle. Cuando tuve mi blog ahí subí la reseña, y tuve el placer de conocerle entre otros autores poco después en evento que hubo de terror aquí en Madrid. Gente maravillosa por cierto. Y aquí os dejo la entrevista. Espero que os guste como me ha gustado a mí.

Gracias Alberto por haberte atrevido a contestar estas preguntas.



*************



BIENVENIDO ALBERTO





¿Quién es Alberto o A.M. Caliani? 


A. Esta pregunta me la hacen a menudo, pero hoy voy a dar una respuesta algo más poética: alguien a quien la vida le sonríe y que no tiene más remedio que corresponderle a la vida de igual modo. (¿A que ha molao?)


Yo. Ha mooolao. Yo diría un escritor molón que escribe de lujo. 


¿Por qué te hiciste escritor? 


A. Fui creativo desde la niñez, y empecé a escribir a muy corta edad. También dibujé cómics, compuse música y se me daba bastante bien el modelismo militar. Dibujando no era lo bastante bueno, mi mano izquierda siempre me falló al piano —la guitarra, mi gran frustración— y la hipermetropía transforma el modelismo en algo imposible. Con los cuarenta cumplidos, me quedaba una sola afición que no requería tanta destreza, tan solo imaginación y un ordenador. Con eso y un "no hay huevos", me dije que no solo quería escribir, sino publicar y llegar al mayor número posible de lectores. Y aquí ando, en la brecha.


Yo. Vaya me has dejado sin “palabras”.


A parte de escribir ¿tienes otra afición?


A. Tuve muchas, pero destacaría el modelismo estático de 1980 a 1998, más o menos. También fui un apasionado de las armas de fuego, pero al obtener la primera categoría me obligaban a competir a nivel nacional y lo dejé, allá por los 90. Ahora mismo, cuando tengo un rato libre, me siguen gustando los videojuegos de PC, sobre todo los de rol (Steam es mi ruina). Jugué durante años a juegos online masivos, pero absorbe mucho tiempo que ahora, por suerte, no tengo. Aunque mi mayor hobby sigue siendo una buena charla con los amigos, con una copa por delante.


Yo. Eres un hombre muy activo. 


¿Qué te gusta más de escribir? 


A. Las sorpresas que me llevo yo mismo mientras escribo mis historias. Mis personajes se me rebelan, toman el control y parecen actuar por su cuenta. Cuando releo lo que he escrito, a veces pienso: «¿Y cómo se me ocurrió esto a mí?»


¿Has pensado alguna vez escribir algo que no sea terror? (Como romántica, por ejemplo)


A. ¡BZZZZZZZZZZZZZZ! ¡ERROR! Yo no escribo solo terror: "El secreto de Boca Verde" es un thriller de aventuras que sí, que tiene ciertas trazas de terror y ciencia ficción, pero es un libro de aventuras al fin y al cabo; mi siguiente novela es una histórica ambientada a finales del siglo XVI, principios del XVII. Esta está terminada y en proceso de evaluación por una editorial.

Yo. Touché... jajaja. Me pareció de terror. 

A. Referente a la novela romántica, si bien algunas películas de ese género me gustan ("Los puentes de Madison" —que la escribió un tío y la protagonizó Harry el Sucio, no nos olvidemos—, "Love Actually", "Bridget Jones", etc.) no creo que sea mi género. Uno tiene que escribir lo que le viene a la mente cuando apaga la luz de su dormitorio por la noche, y a mí no me vienen historias de relaciones desesperadas entre un jefe y su secretaria, lo siento.

Yo. Jajajaja, yo a ti no te veo escribiendo romántica ni loca (eso sí le faltó a tu novela un poco de “amor”)


Cuéntanos algo sobre una de tus novelas

A. Hay algunos lectores —muy pocos, seleccionados con cuentagotas— que ya han leído el manuscrito de "La conspiración del rey muerto" (la novela histórica), y me han transmitido opiniones muy positivas. Entre otras, que los personajes son mucho más potentes que los de "Boca Verde", que las descripciones son más ágiles y que es incluso más rápido de leer que mi primera novela. Estoy entusiasmado con esto, ya que cambiar absolutamente de registro al principio de una carrera literaria es una apuesta arriesgada, y estoy convencido de que lo he hecho decentemente. Además, es una novela que está gustando tanto a lectores muy aficionados al género histórico como a los que no lo son tanto. Estoy seguro de que cuando este libro vea la luz, va a tener más repercusión incluso que mi ópera prima.


¿Qué fue lo más difícil de escribir de “El secreto de Boca Verde”?

A. Sin duda alguna, hacer que la trama principal y todas las subtramas —que son muchas— encajaran al final sin dejar cabos sueltos. Eso no fue literatura: fue una obra de ingeniería que a veces me pregunto cómo fui capaz de terminar.


¿Qué opinas de la piratería? ¿Ayuda o no al escritor?


A. Me vas a permitir que me extienda un poco en esto, ya que creo que nunca me he pronunciado públicamente al respecto y esta es una buena oportunidad para hacerlo.

Empecemos con un hecho que es impepinable, y todo aquel que lo rebata es que es imbécil o no sabe en qué mundo vive: la piratería es delito. Punto. Piratear es un robo, y si alguien plantea excusas sobre esto se retrata a sí mismo. Este punto, para mí, es indiscutible y jamás debatiré sobre él, porque nunca discuto con idiotas (suelo acabar bajando a su nivel y ellos me vencen por veteranía, es muy frustrante).

Pero por otra parte, hay que aceptar otros dos hechos tan indiscutibles como el que he apuntado más arriba: el primero, que la solución al problema de la piratería es muy, muy difícil y los medios para ponerle freno son legalmente complicados de ejecutar; el segundo es que, aun siendo un delito, es un delito que todos hemos cometido alguna que otra vez y que no hace a quienes los cometen seres abyectos. 

Esto nos sitúa en un escenario real en el que tenemos un crimen contra el que es casi imposible luchar y que se comete con total impunidad por un gran porcentaje de la población. Yo soy un tío pragmático, y sé que iniciar una cruzada personal contra esto me traería más úlceras de estómago que otra cosa, así que intento coexistir lo mejor posible con ello.

Por una parte, no creo que el total de las descargas de mi libro se lean. Esa regla de "se han descargado 6000 ejemplares de mi obra que he dejado de vender" es falsa. Mucha gente se descarga libros "al peso" y te ponen en una cola en la que jamás te llegará el turno. Por otra parte, yo he vendido y sigo vendiendo, por lo que no todo el mundo es un pirata cabrón y mal averiguado por defecto. ¿Vendería más si no existiera la piratería? Seguro que sí, pero no podría afirmar si el porcentaje sería significativo. Así que, en este momento en el que me encuentro, creo que la piratería ni me beneficia ni me perjudica de manera alarmante. ¿Qué me resta alguna que otra venta? Sin duda. ¿Que algún despistado me habrá descubierto a mí y a mi obra por descargarse mi libro de una web pirata? Sin duda. Hay un detalle curioso: yo he regalado mi libro en .pdf a gente que sabía, positivamente, que no se lo podía pagar. Te puedo asegurar que TODOS ellos, a posteriori, me han enviado fotos con ejemplares físicos del libro que han adquirido cuando su situación económica ha mejorado. No tenían por qué hacerlo, pero la gente es mejor de lo que el público en general piensa. 

Y por último, una cosa que suelo decirle a mis colegas: tal y como está el patio, si eres escritor y no te piratean, es como ser una tía joven y que no te silben al pasar por una obra. De todos modos, ojalá se llegue a una solución a este problema, porque todos los que nos dedicamos al arte tenemos que pagar facturas, como cualquier hijo de vecino. Pero mientras poco se pueda hacer contra esta lacra, hay que tomárselo con la mayor calma posible.


¿Has pensado hacer libros para niños o jóvenes?


A. Para niños, seguro que no. Es muy, muy difícil y respeto terriblemente a quienes se dedican a ello, porque los críos son un público tan delicado como exigente.


Para jóvenes... Yo creo que cualquiera de mis libros le podría encantar a cualquier adolescente que los pillara por banda. Hacer género juvenil así, de manual, creo que sí que podría hacerlo, aunque no está entre mis prioridades. ¡Y mira que hay demanda!


¿Qué es lo próximo que tienes pensado escribir o publicar?


A. Publicar: lo que quieran las editoriales. En estos momentos hay conversaciones para sacar "No apagues la luz" en papel; hay mucha gente que lo está pidiendo, pero aún no tengo nada cerrado. También está en una editorial "La conspiración del rey muerto", y espero tener noticias de ella pronto. Tengo muchísima fe en esta novela, y mira que la empecé con miedo y respeto. Pero al final, creo que el trabajo ha merecido la pena y el resultado me ha sorprendido a mí mismo y a quienes ya la han leído.

Lo siguiente que voy a escribir lo tengo a medias, ya que tuve que aparcarlo a causa de "La conspiración del rey muerto". Pero os adelanto, y puede parecer una sobrada de cojones, que va a ser lo más terrorífico que habréis leído en mucho tiempo. 

Yo. Ya sabes que yo de terror no creo que lea, pero espero que salga a bien todo lo que te traes entre manos. Suerte. 


¿Cuál es el género que nunca escribirías?


A. En relato he tocado ya todo, incluso el erótico (ya os llevaréis una sorpresa en una antología que saldrá, si Dios quiere, este año). Pero es precisamente el erótico el género que nunca tocaría en novela. Vale que pueda meter escenas en mis libros, pero de ahí a escribir una trama basada en eso va un mundo.


Yo. ¿Has escrito Erótico? Eso lo quiero leer yo. 


¿Cuál es tu escritor favorito? 


A. Tengo varios, cada uno me aporta algo esencial. Pero si tengo que quedarme con uno, Stephen King. Me parece un excelente narrador, un creador de personajes sin parangón y un ambientador de escenarios formidable. Eso sí, debería contratar a otros escritores para que le asesoraran en los finales. Ahí suele pinchar con singular facilidad, pero a Tito King se le perdona todo.


¿Cómo te defines como lector?


A. Lento y crítico. Desde hace 10 años no leo como lector, sino como escritor. Desguazo los libros, los exprimo, extraigo lo que puede servirme y me encabrono mucho con los fallos, sobre todo si estos son de colegas a los que aprecio mucho. 


Yo. Uf, no sé si dejarte lo que llevo escrito… me das miedito. 


¿Necesitaste hacer algún tipo de investigación previa para escribir el libro?


A. Siempre me documento: me parece una tarea imprescindible para desgranar una historia creíble. Además, adquieres una cultura brutal durante el proceso. Para "La conspiración del rey muerto" viajé a Madrid, El Escorial, Sanlúcar de Barrameda y Palos. Tuve varias entrevistas con el Archivero y Cronista Oficial de Ceuta, con la jefa del archivo del Ducado de Medina-Sidonia, con el director del Museo de las Carabelas, con un representante de la Nunciatura Papal en Madrid y varias gestiones más. También hice reportajes fotográficos muy extensos. Además de esto, manejé muchísima documentación que aportó el que considero padre de este libro, José Miguel Recio. Sin él, "La conspiración" jamás habría existido.


Para acabar, ¿Cómo describirías tú la palabra Literatura? 


A. Lo acabo de mirar en la RAE y dice que es el "arte que emplea como medio de expresión la lengua". No tienen ni puta idea: eso es el cunnilingus.


Yo. Bruto. Aunque como siempre un hombre con recursos. 




**********************


Gracias de nuevo por hacerla. 




Y como tod@s sabéis tener buen principio de semana y espero que me comentéis mucho. Os espero.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por comentar, eso sí te pido respeto para mí, la entrada y también el autor o autora.

La puerta de los libros infinitos | By Dreaming Graphics Con la tecnología de Blogger