jueves, 9 de octubre de 2014

Entrevista a D.W. Nichols

A la escritora, D. W. Nichols, no tengo el placer de conocerla personalmente, solo puedo hablar sobre lo que he visto y leído por la red social, pero espero tener el gusto de conocerla próximamente, espero que te sientas como en casa.

Seguro que sí, Ester.









*************




BIENVENIDA D.W.




Para comenzar, ¿Quién es D. W. Nichols?

D.W. Es la pregunta más difícil que me han hecho nunca. ¿Quién soy? Una mujer a la que le gusta pensar que es luchadora, y a la que le gusta escribir, soñar, vivir, reír, divertirse; creo que soy una persona que prefiere los pequeños detalles a las grandes demostraciones; que tiene la cabeza en las nubes y los pies en la tierra; una mujer racional, precavida, introvertida, pero capaz de hacer locuras en momentos determinados y hablar hasta por los codos cuando me azuzan; soy caótica y organizada al mismo tiempo; una mujer que tiene ya una edad pero que sigue disfrutando de las cosas que le gustan como si fuera una adolescente, y que no deja que la edad la coarte para nada. En fin, soy yo, única e irrepetible, como cualquier otro hijo de vecino.


¿Cómo se os ocurrió la idea de la “colección LCDE”?
D.W. Pues hablando con Helen C. Rogue sobre el mundo editorial en general, y sobre el de las auto publicadas en especial. Lo difícil que es hacerte un nombre si no tienes una editorial detrás, y la reticencia que aún tienen algunos lectores a comprar novelas que no vengan avaladas por un sello. Una cosa llevó a la otra, empezamos a darle vueltas a la idea, y pensamos «de perdidos, al río. Vamos a probarlo». No teníamos nada que perder, y sí mucho que ganar: en calidad, en número de lectores, en popularidad. Entonces empezamos a hablar con otras compañeras, las liamos bien liadas, y ¡aquí estamos! Contentas porque la respuesta está siendo mucho mayor y más rápida de lo que esperábamos. 

Yo. Me alegro que tenga tiro. Felicidades.

He visto, que en ella se puede encontrar cantidad de novelas, ¿hay alguna tuya? Si es así, ¿cuéntanos algo de ella?
D.W. Pues hay varias, tanto las firmadas como D.W. Nichols como las que firmo como Alaine Scott. Están La noche de la luna azul, que es la primera entrega de la Manada de Midtown; las tres de Cuentos eróticos de Kargul (La esclava Kisha, La hechicera rebelde y La princesa sometida); dos novelas cortas, una de vampiros y otra histórica paranormal; y las dos primeras entregas de la trilogía Desde el amanecer, que en estos momentos están sufriendo un lavado a fondo (corrección, portada y maquetación nueva), y que pronto volveré a lanzar, a la espera de terminar de escribir la tercera y última parte.
Yo. Me dan ganas de leerlos toooodos. 

¿Solo te centras en novela romántica o tiras por otros géneros? Y ¿por qué?
D.W. Pues... yo empecé escribiendo ciencia ficción y fantasía heroica, pero ahora sí, sólo escribo romántica. ¿Por qué? Porque este género es tan flexible que puedo escribir sobre lo que quiera. Los subgéneros de la romántica son casi infinitos, y no tengo que dejar de escribir lo que a mí me gusta porque «no encaja dentro del género». Hay romántica histórica, fantástica, ciencia ficción, fantasía urbana, thrillers psicológicos, policiales, bélicos, costumbristas, comedia, drama... hay de todo. ¿Por qué tengo que renunciar a todos los demás para poder escribir uno solo? Además, me gusta mucho la parte psicológica de la novela romántica, en la que tienes que adentrarte sí o sí en la mente de los personajes, empatizar con ellos, para poder transmitir al lector lo que están sintiendo. Es todo un reto estar obligada a dejar de ser yo misma para ponerme en la piel de otra persona.

Las portadas son muy originales, ¿son tus creaciones o tienes ayuda?
D.W. Algunas son mías, otras no. Las de Cuentos eróticos de Kargul son de Helen C. Rogue, que también me está haciendo las nuevas para Desde el amanecer. El resto sí, son mías.

¿Cuál fue la primera novela que escribiste?
D.W. La primera que escribí está guardada en un cajón, literalmente. ¡Ni siquiera tenía ordenador cuando lo hice! Vamos, que los Pc’s ni existían jajajjajajjaa. Puede que algún día me decida a darle un repaso a fondo y publicarla, no sé, ya se verá. La primera que publiqué fue la primera entrega de Desde el amanecer, una trilogía de vampiros que, todos los que la han leído, han dicho que es original, y que da un nuevo giro al mito del vampirismo. Pero eso se ha dicho ya tantas veces, que no sé si creérmelo jejejejejje

¿Cuál es el personaje que más te costó y por qué?
D.W. Rura, la protagonista de La princesa sometida, mi última novela. Porque es un personaje que en la primera entrega de Cuentos eróticos de Kargul es «la mala, malísima», y fue un reto convertirla en la protagonista, obligar a las lectoras que la odiaban a perdonar y comprender sus acciones en La esclava Kisha. Estaba muy asustada el día que la lancé al mercado, porque no tenía nada claro el haber conseguido mi propósito, pero cuando empecé a leer las reseñas y los comentarios que me dejaban, respiré aliviada. 




¿Qué opinas de la piratería? ¿Ayuda o no al escritor?
D.W. Este es un tema peliagudo para mí, y ya lo he dicho otras veces. La piratería es una consecuencia de una serie de circunstancias que es muy difícil cambiar, y no se va a acabar con ella persiguiendo y denunciando; al contrario. ¿Ayuda o no al escritor? A mí me ayudó en su momento.


El mercado y la demanda de determinados temas, ¿son decisivos a la hora de escribir?
D.W. No para mí, en absoluto. Sigo con mi rollo, escribir lo que me apetece. ¿Que gusta y vendo? ¡Estupendo! ¿Que no es así? Pues lo que yo me he divertido escribiéndolo no me lo quita nadie, y a fin de cuentas, no escribo para vender, sino para divertirme. La muestra está en mis protagonistas, no hay ni un solo señor Grey entre ellos... 

Yo. Eso está bien, no es bueno repetir tantos Greys a la española. XD

¿Cuál es el género que no escribirías nunca y por qué?
D.W. Un libro de texto para la escuela jajajajja. Ahora en serio, nunca escribiré un ensayo; ningún género que sea didáctico, porque lo mío es entretener y hacer soñar, no enseñar. Sobre el resto no diré nada, que la última vez que me pronuncié, me «picaron» de tal manera que caí y ahora estoy escribiendo aquello que dije que nunca haría jajajajjaja ¡una histórica de regencia!


¿En qué te inspiras para escribir?
D.W. Pues yo no me inspiro, me inspiran. Como dice Laura Nuño, esas perras que son las musas vienen, me susurran, me incordian, y hasta que no me pongo frente al teclado, no paran. Son unas cansinas. 

Yo. Voy a tener que secuestrar alguna de tus musas. 

¿Investigas para las novelas?
D.W. Todo lo que sea necesario. Si hay algo que no me gusta en una novela, es que den datos falsos sin aclararlo; una cosa es que un escritor se tome una licencia (advirtiendo al lector que lo es), y otra muy distinta que retuerza la verdad sin consideración para hacérselo venir bien, o por simple indulgencia, o por negligencia. Cuando vas a escribir sobre un tema en concreto, debes saber de él como si lo hubieses vivido en tu propia piel.

¿Cuáles son tus libros y escritores favoritos?
D.W. Buuuuuf, madre mía. Tengo muchos escritores y libros preferidos, de esos que llamamos «de cabecera» porque recurro a ellos de forma cíclica; pero hay uno que es especial, mi primera novela de «adultos» que me compré, un ejemplar ajado, amarillento, con las hojas sueltas, y que tengo guardado en una caja envuelto en tela. No es un incunable ni nada por el estilo, sino un ejemplar de una edición de bolsillo de «Los tres mosqueteros» que me costó 40 pesetas (¡menos de cincuenta céntimos de ahora!) hace como 35 años. Por supuesto, ese no puedo leerlo, porque si lo cojo creo que a día de hoy se desintegraría jajajaajjaja pero ahí está, guardado porque es muy especial para mí.

Aparte de escribir, ¿Qué otras aficiones tienes?
D.W. Pues soy motera, me encanta ir en moto, hacer rutas. Los videojuegos (estoy enganchadísima al Assassins Creed y a los Sims 3). Leer, por supuesto; no creo que haya escritor que no sea también lector, sería una incongruencia. 

Yo. Guuuuuau. Motorista. (Los videojuegos muchos de nosotras...) 

Y para acabar, ¿Tienes algún otro proyecto o novedad que nos puedas contar?
D.W. Pues, no es cercana, pero estoy trabajando a fondo en una novela histórica de regencia titulada provisionalmente La viuda alegre. Y tengo pendientes el segundo de la Manada de Midtown, que me está costando mucho llevarlo adelante, y la tercera entrega de la trilogía Desde el amanecer. ¡Ah! Y el cuarto de Cuentos eróticos de Kargul. Ya ves, proyectos empezados muchos jajaajjaja






**********************


Muchas gracias por contestarla y espero que te haya gustado la entrevista.

Un besito


Ha sido un verdadero placer, muchísimas gracias a ti, preciosa.



Tener buena semana y comentar mucho. Gracias. 


1 comentario:

  1. Fue un placer contestar a tus preguntas, preciosa. ¡A ver cuándo podemos conocernos en persona! Te daré un achuchón que lo fliparás jajaaja

    ResponderEliminar

Gracias por comentar, eso sí te pido respeto para mí, la entrada y también el autor o autora.