lunes, 5 de febrero de 2018

Entrevista a Nari Springfield


Nari Springfield es una escritora variopinta que tiene unos cuantos libros a su espalda, sé que no la he leído pero sé que sus libros os gustarán.

Novelas escritas:

Isla Rubí: El rubí de Sangre
Isla Rubí: Las Reliquias de la Hermandad
Pandemonium: Infección
Suburbios del sexo



Para comenzar…

¿Quién es Nari Springfield?

¡Buf! Esta pregunta siempre me resulta complicada de contestar. Soy una soñadora a la que le encanta entretejer historias, vivir en todos los mundos posibles y meterme en la piel de los personajes hasta que duele. Amo las letras en todas sus facetas, así que no solo escribo, sino que edito y soy una ávida lectora, tanto de libros como de cómics.

¿Es tu verdadero nombre o trabajas con seudónimo? Y ¿por qué?

Nari es mi pseudónimo. Lo adopté en su día, hace ya unos cuantos años, cuando unos amigos y yo nos lanzamos a abrir un blog y una revista digital donde hablábamos de cómics, de ilustración y de literatura de autores españoles. Al ser la directora, todo el mundo empezó a conocerme como “Nari”, así que al empezar a escribir de manera profesional decidí quedármelo porque me resulta tierno y nostálgico.

¿A qué edad comenzaste a escribir?

Muy pronto, la verdad. Siempre he escrito. De hecho de pequeña me gustaba sentarme delante de una máquina de escribir –de esas antiguas, con los carretes de tinta y las teclas duras como una piedra− y dejar volar mi imaginación, aunque ahí escribía cuentos, relatos cortitos que no enseñaba a nadie. En el instituto, ya en bachiller, fue cuando me lancé a escribir una historia de vampiros –en esa época estaba obsesionada con Anne Rice− y se la pasaba a mis amigas para que la leyeran.

Si tuvieras que definirte con un adjetivo, ¿cuál sería? Y ¿por qué?

Inquieta. No puedo parar, no es solo que esté sentada en mi silla, leyendo o escribiendo, y no pare de moverme. Es que si no estoy metida en mil proyectos me aburro. Siempre tengo que estar haciendo algo.



Sí fueras un animal, ¿cuál serías? Y ¿por qué?

Aunque sea contradictorio a lo anterior, un gato. Se pasan la vida durmiendo, jugando y recibiendo mimos cuando ellos quieren. Encima son los dueños de la casa.

Cómo lector, ¿qué tipos de novelas te gusta leer?

Pues no le hago ascos a ningún género. Quizá la que menos lea sea ciencia ficción hard, porque me abrumo con los tecnicismos, pero si el argumento me llama, a por ella voy, sea romántica adulta, juvenil, fantasía, terror o thriller.

¿Cuál ha sido tu última lectura?

Pues ahora mismo estoy a mitad del libro “Prohibido” de Tabitha Suzuma, un drama juvenil que me tiene enganchadísima. A mí es que el salseo y el drama en novela me dan la vida, jajajajaa.

¿Cuáles son tus escritores favoritos?

¡Buf! Si empiezo no paro, ¿eh? Jajajajaja. Pero creo que voy a decir J.K. Rowling (si escribo es gracias a sus libros), Alexandra Roma (la admiro mucho y su narrativa me parece preciosa, es capaz de meterse en tu piel y no soltarte durante días aunque hayas acabado su libro), Iria G. Parente y Selene M. Pascual (sus historias me flipan y adoro la visibilidad que dan a los diversos colectivos) y… buah, es que podría decir mil más, jajajaja.




En el tema profesional como escritor…

¿Cuál ha sido tu primer libro escrito y tu primera novela publicada?

Pues en ambos casis fue “Pandemonium: Infección”. Empecé a escribirlo en un blog cuando me dio por mi época de terror zombi y, al final, me lancé a sacarlo en digital y en papel. Tiene mucho tiempo y mi narrativa ya no se parece en nada, pero es especial porque fue el primero.

¿Por qué decidiste publicar tu primera novela? 

Porque siempre quise dedicarme a esto. Desde que Harry Potter entró en mi vida supe que yo también quería crear mundos, compartir todos los que hay en mi cabeza, mis personajes, mis historias. Pandemonium fue un experimento, ese primer paso en un nuevo camino. Pensé que ya que estaba hecha, sería bueno empezar por ella.

¿Alguna vez has pensado en tirar la toalla? 

Muchas. Soy una persona muy insegura y suelo perder la perspectiva de lo que escribo con rapidez, enseguida empiezo a pensar que quizá me estoy yendo por las ramas, que quizá aburra, que la gente no se emocionará con ella y me entra un agobio que me ha provocado algún que otro parón. Pero al final mis ganas de contar historias son más fuertes, me repongo, y sigo con ello para adelante, porque cuando acabo un libro, cuando pongo ese “fin” al final, me invade tal alegría que no puedo describir con palabras.

¿Escribes a mano o a ordenador?

A mano escribo los esquemas, las escaletas y toda la información que voy a necesitar, pero el manuscrito siempre lo hago a ordenador. Escribo más rápido y me permite corregir los errores, ampliar o recortar con mayor facilidad.

¿Cuál es tu mejor momento para dedicarte a escribir?

La noche. Al ser tan inquieta tengo un déficit de atención muy grande y me distraigo a la mínima, pierdo el hilo y soy incapaz de seguir. La noche me proporciona el silencio y la calma que necesito para concentrarme, y una vez lo hago, como no hay gente corriendo por la escalera, teléfonos que suenan, ni nada, soy capaz de dejarme llevar y perder la noción del tiempo mientras escribo.




¿Has tenido algún problema con tus mus@s a la hora de escribir?

Sí, que son muy pesados y no dejan de mandarme ideas, jajajajaja. Mi problema no creo que sean los musos, ellos son buenos, inquietos como yo, creativos y divertidos. Es mi propia inseguridad la que a veces les grita que se callen y ellos, en vez de luchar, deciden darme un margen hasta que me recupero.

¿Sobre qué no escribirías? Y ¿Por qué?

Sobre temas sociales de los que no puedo empaparme o en los que puedo llegar a dañar a algún lector. Por poner un ejemplo más concreto, no escribiría sobre trata de blancas, no me vería capaz de reflejar lo duro que llega a ser, cómo se sienten, cómo lo viven, porque ni he estado en ese mundo ni conozco a nadie que pueda guiarme en él. Además, si el tema es demasiado duro y no puedo arrojar un poco de luz al final, un poco de esperanza o un mensaje de apoyo, creo que tampoco podría hacerlo.

¿Cómo te ves en el futuro?

Espero que escribiendo mucho, compartiendo todo lo que tengo en mis libretas, en mi cabeza, y trabajando en el mundo de la literatura, ya sea editando, revisando o ayudando a escritores noveles a encontrar su estilo y a mejorar cada día un poquito más. Creo que las letras son mi mundo y quiero quedarme en él.

¿Qué prefieres libro electrónico o papel? y ¿Por qué?

Buah, soy una amante del papel. Me encanta abrir un libro y oler esa bonita mezcla entre papel y tinta, es una sensación mágica. Además tengo alma de coleccionista y me encanta verlos en mi estantería, poder cogerlos e irme de viaje con alguno de ellos en la maleta.

¿Cómo promocionas tus obras?

En redes sociales, sobre todo en twitter, intento hablar de ellas un poco cada día. Hago mis propios booktrailers, hago cuando puedo algún sorteo y algún vídeo en el canal de youtube hablando de ellos. También estos días he estado coqueteando un poco con los aesthetic (esto de poner varias imágenes que representen al personaje o a la historia) y me parece divertido y una buena forma de entrarles por los ojos a los lectores.




Sobre tus novelas:

¿Has escrito alguna antología? si es sí, ¿cuál?

A día de hoy he colaborado en dos y, de hecho, coordiné una de ellas. En “Antología romántica Venus” de Nowevolution, publiqué el relato «A beautiful lie», una pequeña historia de amor prohibido, y en “La cabaña del bosque” colaboré con «Las lágrimas de Lilith», un relato sobre vampiros en el que basaré un nuevo proyecto que está cociéndose todavía en mis libretas, jajaja.

“Isla Rubí”, tiene por ahora dos partes, ¿qué vamos a encontrar en ellos?

Son solo dos partes, aunque haré algún que otro relato gratuito (aparte de los que ya hay en mi web) para que se conozca un poco más a La Hermandad. Isla Rubí es una historia de piratas divertida, desenfadada y con una protagonista que si bien empieza siendo joven y alocada, acaba metiéndose en una aventura que cambia por completo el rumbo de su vida. Hay aventuras, hay amor, hay comedia,… es una novela para desconectar, para reírse y hasta para sonrojarse con las burradas de algunos de los personajes. Y aunque esté catalogada como juvenil, es una novela que se puede disfrutar a todas las edades porque tras su historia, tras sus personajes, hay un poso de realidad con el que podemos sentirnos identificados.

¿Saldrá más partes próximamente?

No, como he dicho son solo estas dos. Como mucho haré más relatos y, si veo que gustan o me los piden, quizá saque una pequeña tirada física con ellos, pero nada más.

“Pandemonium”, me recuerda a las novelas gráficas, ¿qué es? y ¿Qué nos vamos a encontrar?

Pandemonium es una historia de supervivencia, de un apocalipsis zombi en el que se ven envueltos unos cuantos desconocidos que acaban creando una pequeña familia. Quedó incompleta por cuestiones personales y tiene mucho tiempo, aunque espero algún día poder reestructurarla y seguirla desde donde la dejé.

“Suburbios del sexo”, es una novela erótica, ¿cómo fue su proceso?

Suburbios fue una de esas ideas locas que tuve con un amigo una noche entre risas. Nos retamos, a lo tonto, a hacer algo erótico, y aunque esa era la idea, al final quedó una historia romántica con mucha fuerza y con dos personajes protagonistas que, sobre todo, se ayudaron entre sí en sus peores momentos. Escribir a cuatro manos fue toda una experiencia, porque aunque teníamos un esquema sobre los eventos importantes, nunca sabíamos lo que nos íbamos a encontrar al leer el capítulo del otro. Es una experiencia que espero repetir.




De todas las novelas escritas, ¿cuál fue la más complicada de escribir?

Todas tuvieron su complicación, no creas, pero si tengo que decir una, diré “Isla Rubí: Las reliquias de La Hermandad”. Ver el final tan cerca, ver que no iba a volver a escribir con Jacky, a meterme en su piel, en su historia de amor, en sus locuras, se me hizo cuesta arriba. Los últimos capítulos fueron muy duros. Bueno, y las peleas, jajajaja. ¡Se me dan muy mal! Por suerte tengo una amiga que adora los cómics de peleas y me ayudó a visualizarlas y a darles personalidad a cada una de ellas.

De todas las portadas que tienes ¿cuál fue la más difícil de encontrar?

La de Suburbios, sin duda. Estuvimos buscando durante días un montón de imágenes que pasábamos a la editorial. Y aunque hubo una que nos encantó, al hacer la maquetación perdió toda la fuerza, todo el impacto. Por suerte Nowevolution dio con una alternativa enseguida, hicieron una prueba y quedamos encantados con ella.

¿Cuál es el género que no escribirías y por qué?

Ciencia ficción hard. Como he dicho antes, los tecnicismos en robótica, física, ingeniería y demás me abruman. No los conozco, no he estudiado nada de ello y suele costarme comprender los conceptos más subjetivos de la física, así que prefiero dejar este tema para aquellos que lo dominan y pueden regalarnos historias maravillosas y centrarme en experimentar con otros géneros y en cultivar aquellos que me apasionan.

¿Cuál es el género con el que más a gusto te encuentras escribiendo?

Buf… dudo entre la fantasía y la romántica. Son dos géneros con los que me siento bien, con los que me divierto mucho y donde puedo jugar mucho. En la fantasía puedo crear razas fantásticas, usar la magia, jugar con el entorno, crear mundos complejos y vivos. Y la romántica… bueno, me encanta hablar de sentimientos, experimentarlos todos con los personajes, y aunque me gusta escribirla sola, siempre hay una historia de amor en todas mis novelas, aunque no sea el centro de la misma.

¿Por qué recomiendas leer tus historias?

Porque creo que con ellas puedo hacer que el lector se olvide, aunque sea por un rato, de sus preocupaciones. A veces estamos tan saturados del día a día, de las desgracias que pasan a nuestro alrededor, que vivir una aventura alocada o experimentar un amor tan fuerte que se te queda grabado en la piel puede ser un alivio. Y es lo que espero hacer no solo con estas, sino con las próximas novelas que vayan saliendo.

Para una persona que no sabe por cual comenzar, ¿cuál le recomendarías tú?

Creo que a día de hoy diría de empezar por “Isla Rubí”. No porque sea la última y se ajuste más a mi narrativa actual, sino por lo que puse justo antes: es una historia para reír, para viajar y para disfrutar. Creo, de verdad, que puede sacar más de una sonrisa. Y a día de hoy las sonrisas son muy importantes.




Última pregunta…

¿Tienes alguna novedad que puedas contarnos? Sí es sí, ¿Cuál es?

Pues aún no hay fecha, pero este año, si todo va bien, saldrá con Nowevolution la novela “Lazos”, una novela más intimista, también juvenil, donde trato el tema del acoso escolar, la transexualidad juvenil y, sobre todo, la importancia de aferrarse a aquellos a los que quieres y que te quieren.

También espero sacar en los próximos meses, esta vez autopublicada, la novela que estoy terminando a día de hoy. Aunque no tiene título definitivo, sí puedo deciros que es romántica, que habla de música y que hay mucho salseo de por medio, jajajaja. Solo os adelanto a dos de los protagonistas: una policía divorciada, y el líder de una banda de música rock. Y se ambienta en España. ¡Ya no digo más!

Pero no es lo único que saldrá. Hay un par de cosas más por ahí de las que aún no puedo hablar y que seguramente también saldrán a lo largo de 2018.




Gracias por estar de nuevo por aquí. Besotes.

Gracias a ti por esta oportunidad, cielo, Y a todos los lectores del blog, si habéis llegado hasta aquí… ¡Gracias también! ♥ No os olvidéis nunca de perseguir vuestros sueños y no perdáis la ilusión de viajar a los maravillosos y mágicos mundos que nos ofrecen los libros. Ellos nos hacen vivir cientos, miles de vidas.


1 comentario:

  1. ¡Gracias, cielo, por esta pedazo de entrevista! Me lo pasé muy bien haciéndola y ha quedado preciosa! ♥♥♥

    ResponderEliminar

Gracias por comentar, eso sí te pido respeto para mí, la entrada y también el autor o autora. Y no aceptamos la piratería.