martes, 30 de septiembre de 2014

Entrevista a Arwen Grey

Bueno Arwen es una escritora que había escuchado hablar de ella, y además es una persona muy maja o eso aparenta en Facebook.

Soy una magnífica actriz, en el fondo soy una persona asocial y con instintos asesinos. Que se lo pregunten a mi secretario, Alain, que me sufre cada día.







*************




BIENVENIDA ARWEN



Dinos para conocerte mejor, ¿Quién es Arwen Grey? 


Ar. Arwen Grey es una persona que llegó a este mundillo por casualidad. Un día de locos se dejó convencer por unas amigas para publicar una de sus novelas en Amazon. Para sorpresa de todas, funcionó: el primer mes se puso en el Nº1 de Suspense Romántico y Romance Contemporáneo en Amazon.com. Yo ni siquiera lo sabía, me enteré porque me felicitaron las chicas de Escribe Romántica. Y, más de un año y medio después ahí sigue, entre las 20 primeras. Es como si tuviera vida propia. Las demás historias han tenido más o menos éxito, pero en España he tardado en despegar. Eso sí, todas las últimas han llegado al top 100 general de Amazon.es. 

En mi vida “real”, soy Técnico Especialista en Radiología, que es un trabajo muy romántico también, al fin y al cabo, me dedico a fotografiar el interior de las personas. ¿Qué hay más romántico que la belleza interior? 


He visto que escribes romántica, ¿Cuál fue tu primer libro escrito? 


Ar. El primero escrito es una historia sobre un noble salteador de caminos. Ahora suena mal, pero tenía 18 años, jajaja. Si hablamos de mi primera historia publicada, sería “Olvida el pasado”, una historia en la que, además de amor, hay algo de misterio y también humor. 


De todos los libros que llevas, ¿Cuál es el que más te ha costado? Y ¿por qué? 


Ar. El que más me ha costado, en cuanto a tiempo, revisiones, lenguaje y documentación, es “Mi honorable caballero”, primero de la serie Rultinia, que, con suerte, saldrá en octubre publicado de la mano de Ediciones B y RNR. Fue complicado porque por un lado es una historia ambientada en 1815, con lo que eso conlleva, justo después de las guerras napoleónicas: implica investigar sobre la guerra, uniformes, tratados, incluso cartografía. Y además tenía que crear Rultinia, aunque la primera parte esté ambientada en Inglaterra. 

Además, es una historia a la que le tengo especial cariño, por los personajes, así que tal vez me esforcé más de lo habitual. 


De los clásicos románticos, ¿Cuál es tu preferido? 


Ar. Si hablamos de historias de amor, es inexcusable hablar de las novelas de Jane Austen. Aunque me gustan todas en general, en cuanto a historia, tal vez me quedaría con “Orgullo y prejuicio”, pero en cuanto a personaje, elijo al Coronel Brandon o a Mr. Knightley. Me gustan sus protagonistas tranquilos y pacientes, con vida interior, aunque aparenten ser unos sosos. Aunque no lo parezca, es mucho más complicado crear un personaje así que uno avasallador que no resulte cargante. 


Las portadas son muy chulas, ¿Cuál es tu secreto para hacerlas así? 


Ar. Mi secreto es que no las hago yo. En realidad he hecho pocas de mis portadas. El resto las ha hecho una amiga que controla mucho de estas cosas, tanto sobre combinaciones de colores como de tipografías y simbolismos ocultos. Yo nunca le había dado mucha importancia a una portada, porque no es algo que me decida a la hora de comprar, pero he aprendido que es importante que hablen de la historia y sean adecuadas. En definitiva, si tuviera que hacerlas yo, serían un desastre. 

Yo. Pues son muy chulas, felicidades a la artista. 

¿Cuál es el género que nunca escribirías y por qué? 


Ar. Yo nunca digo “nunca” a nada. Es cierto que el erótico no es un género que me atraiga demasiado, pero ¿quién sabe? Además, yo siempre digo que la historia es lo importante, y pide lo que pide. Igual un día una de ellas me pide erotismo. Por eso nunca puedo decir nunca a ningún género. 


¿Has pensado escribir otros géneros? 


Ar. De hecho, lo hago. He publicado varios relatos de otros géneros como terror, humor, negro o histórico, sin romance de por medio, incluso fantástico. Me gusta probar cosas distintas y, como he dicho antes, nunca digo nunca a nada. 



Aparte de escribir, ¿Qué otras aficiones tienes? 


Ar. Aparte de escribir, escucho música a todas horas y he cantado durante muchos años, ¡fui soprano en un coro durante nada menos que 16 años! Me encanta viajar, aunque no pueda hacerlo tanto como me gustaría, leer, y hacer punto o ganchillo, que me relaja cuando la cabeza no me deja en paz. Pero la verdad es que apenas tengo tiempo para nada entre el trabajo y escribir. 


Yo. Vaaaaya!!! Soprano. Que chulo. 


Para ti, ¿Qué es literatura? 


Ar. Para mí literatura es algo que siempre ha estado conmigo, desde que tengo memoria. Ya de niña escribía cuentos e historias en las partes traseras de los cuadernos del colegio. Acabé mi primera “novela” a los 18 y, con altibajos, nunca he dejado de escribir, aunque solo hace alrededor de 2 años que he decidido tomármelo “en serio”. Aunque no vendiera nada o no publicara, de hecho, escribo relatos que no publico ni publicaré, seguiría escribiendo, así que supongo que escribir es una especie de necesidad. 


¿Qué opinas de la piratería? ¿Ayuda o no al escritor? 


Ar. En un tema tan peliagudo, creo que hay que distinguir entre dos agentes o factores distintos: por un lado tenemos al lector y por otro a la persona que pone a disposición de todos, el libro. 

En una situación como la actual, es complicado cuestionar al lector. Aunque es cierto que cuesta ver que agradecen su “trabajo” a la persona que sube los enlaces, en lugar de al autor. 

En cuanto a la persona que pone los enlaces, creo que es quien nos hace un daño real, pues esa persona se lucra con nuestro trabajo, cobrando cada vez que alguien se descarga nuestro libro. Es triste, pero mucha gente se plantea dejarlo al ver que sus obras se descargan más que venden. 

A veces surgen enfrentamientos entre autores y lectores a cuenta de esto. De hecho, a mí me pusieron en una “lista negra” hace unos meses por defenderme de la piratería. Quiero que quede claro que yo nunca he insultado a un lector por leerme, sea como sea. Yo nunca les pregunto si me han comprado o no, sería una grosería por mi parte exigir un justificante de compra. A quien critico es a quien se lucra a nuestra costa. 


¿Qué prefieres, formato digital o papel? ¿Por qué? 


Ar. No tengo preferencias. Para mí lo importante es la historia. Es más, debo confesar que nunca he tenido ningún problema con el formato digital, al contrario que mucha gente. Me parece cómodo y una solución a los problemas de espacio de cualquier biblioteca media. Además, un ebook también pesa menos y ergonómicamente es mejor, no duelen las muñecas ni los pulgares (ya salió el personal sanitario que hay en mí jajaja). 

Además, como autora también tiene sus ventajas. En papel la distribución es limitada, en formato ebook llegas a todo el mundo. 


¿Cuáles han sido las lecturas que más te han llegado a ti? 


Ar. Mi libro favorito es “Cumbres borrascosas” de Emily Brontë. Es un libro terrible en muchos aspectos. La mayoría de la gente se queda en la historia de amor, pero en realidad es algo que va más allá: ambición, traición, maldad… es fascinante. 

Desde niña me han gustado mucho los clásicos, ya sean de aventuras o de cualquier género. Mis autores favoritos eran Dumas y Walter Scott. También me gustan Jane Austen, Elizabeth Gaskell, el resto de las Brontë, Sthendal… la literatura del siglo XIX en general, porque había más que meras historias de amor: había crítica social, se hablaba de la importancia de las apariencias y el dinero. Eso es algo que se ha perdido en muchos géneros. 


Arwen Grey supongo que es un seudónimo, ¿Por qué no tu nombre real? 


Ar. Todo fue un poco precipitado cuando publiqué “Olvida el pasado”. Si lo hubiera pensado bien, igual no habría escogido este nombre, pero como fue cuestión de días, elegí el nombre de un personaje de una de mis historias, que no sabía demasiado bien parado: era una autora de romántica que aparecía asesinada. Me pareció que era un guiño gracioso. 

Digamos que tengo este seudónimo para la romántica y uso mi nombre para los otros géneros. Y no es que me avergüence ni mucho menos de hacer lo que hago, pero es una forma de mantener ambos estilos separados. 


Cuéntanos algo que no sepamos de una de tus novelas 


Ar. Mientras escribía “Olvida el pasado” tuve la tentación de que la protagonista se quedara con el tercero el liza, Bryce Algernon, alias el inspector buenorro, pero eso habría supuesto destrozar la historia. A veces me pasa que los secundarios se comen el terreno de los protagonistas. Es más, Greg Madison de “Una fórmula para el amor”, surgió como secundario en una novela antigua que no he publicado. Me pareció tan insoportable y tan pijo, pero a la vez tan encantador, que le juré que tendría su propia novela. 


Para terminar, ¿Tienes algún otro proyecto o novedad que nos puedas contar? 


Ar. En octubre, pero sin fecha concreta, Ediciones B y RNR publicará mi próxima historia, “Mi honorable caballero”, una novela histórica que creo que puede sorprender a muchos, porque es algo distinta a lo que he hecho hasta ahora. Los protagonistas, Benedikt y Cassandra, están entre mis favoritos y es la historia a la que más tiempo he dedicado, así que me gustaría saber que el esfuerzo ha merecido la pena. 

Y en febrero, HQѾHarlequin publicará otra de mis historias, una novela, esta vez actual, ambientada en el mundo hospitalario. En las dos hay algo de humor, pero también otras cosas. Espero que gusten, como la importancia de la confianza, la amistad y la familia. En todo caso, nada cambia para mí, siempre seguiré trabajando igual.



**********************




Muchas gracias por participar en mi entrevista, y siempre serás bienvenida.

Un saludo y un placer charlar contigo.




Tener buena semana y comentar mucho. Gracias. 

1 comentario:

  1. Una entrevista muy interesante, sigo a esta autora por Facebook aunque aún no he podido leer ningún libro suyo; quizás me anime finalmente con su próximo lanzamiento, Mi honorable caballero...
    Besos !

    ResponderEliminar

Gracias por comentar, eso sí te pido respeto para mí, la entrada y también el autor o autora.